“Abogados sin toga” o como no poder ejercer estando preparados para ello.

La Ley 34/2006 de 30 de Octubre supuso un importante cambio de cara a los requisitos necesarios para que los futuros estudiantes de Derecho pudieran ejercer la profesión de abogado.

Por un lado, establece la necesidad de, una vez finalizado el Grado en Derecho (que después de la aplicación del Plan Bolonia su duración es de 4 años y no de 5 como hasta entonces), se realizara un Máster especializándose en la profesión de contenido tanto teórico (60 ECTS) como práctico (30 ECTS), éste es el llamado “Máster de Acceso al Ejercicio de la Abogacía”, tras el cual, los estudiantes deberían someterse a un riguroso examen  de carácter nacional que deberían aprobar para poder colegiarse y ejercer la profesión, de lo contrario no podrían hacerlo.

A pesar de que posteriormente, el Anteproyecto de Ley de Servicios Profesionales eliminaba dicho examen, éste decidió mantenerse, por lo que debería hacerse frente a los tres millones de Euros necesarios para implantarlo.

La situación actual deja mucho que desear respecto a las pretensiones que fundaban la Ley 34/2006: situar a España en situación análoga a los restantes países de la Unión Europea que ya preveían que tras la carrera los estudiantes debían seguir formándose para ejercer como abogado y defender lo más adecuadamente posible los derechos de los ciudadanos conforme a los principios constitucionales de libertad, justicia e igualdad.

La realidad es que existen más de 400 graduados en Derecho que además de haber terminado la carrera, han realizado el Máster de carácter obligatorio que impone la citada ley; sin embargo, no pueden acceder a la profesión de abogado, puesto que el examen que deberían hacer al finalizarlo en Febrero de 2014 aún no se ha convocado ni existen noticias de que se vaya a hacer.

La Administración aún no se ha pronunciado sobre ello y no aporta noticia alguna sobre cómo ni cuándo se resolverá la situación. Esta generación de abogados que se encuentran sumamente preparados con el coste individual que para cada uno de ellos supone, no pueden ejercer y se encuentran volcados inexorablemente a una situación en la que no pueden ejercer la profesión  tras más de 6 años de esfuerzo, trabajo y dedicación.

Por ello, con el objetivo de denunciar lo que les está ocurriendo, hacerlo público e instar a las instituciones a que resuelvan sobre ello, han creado la plataforma “Abogados sin toga” que ya se encuentra difundiéndose a través de distintos medios.

Asimismo, el pasado día 22 de Febrero llevaron a cabo una manifestación con el fin de defender sus derechos.

manifestacion

Esperemos que la situación se resuelva pronto, y que éstos profesionales sumamente preparados puedan ejercer la profesión por la que tanto lucharon.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion