Carcaño se somete esta tarde al test de la verdad

El joven que cumple condena por la muerte de la joven sevillana Marta del Castillo se ha sometido esta tarde al test de la verdad.

Condenado a veintiún años y tres meses de cárcel en la prisión de Herrera de la Mancha, fue trasladado el martes hacia la prisión de Zuera, en Zaragoza, con el fin de someterse a la prueba dirigida por el especialista neurólogo y neurofísico clínico José Ramón Valdizán en el hospital Miguel Servet en la misma ciudad.

El test de la verdad sirve tanto para aportar como para descartar posibles ubicaciones donde hallar los restos del cuerpo de la joven, buscados hasta el momento en diversos lugares sin éxito.

La prueba consiste en medir una onda específica del cerebro; la onda P300. Se muestra a la persona sometida fotografías y texto seleccionados a partir de la información previa que aporta la policía judicial. Esto produce unos estímulos en el cerebro que no pueden controlarse ni ser manipulados y que se relacionan directamente con los recuerdos vividos.

La fiabilidad de la prueba está cifrada en aproximadamente un 87%, dura casi dos horas y se conocen los resultados entre dos y tres semanas después. El joven accedió en todo momento a someterse a dicha prueba.

A las 14:45 fue trasladado desde la prisión de Zuera donde se encontraba hasta el centro hospitalario donde ha sido escoltado por la Guardia Civíl. A la entrada, un grupo de jóvenes esperaban a Miguel Carcaño con una pancarta en la que se podía leer “Carcaño Asesino”. De igual forma, otro grupo le dirigió algunos insultos.

Sobre Andrea Fernández Sánchez 3 Artículos
Persona a la que le gusta el riesgo, quizá algo kamikace; por ello hace dos años y en plena crisis me dio por hacerme autónoma y regentar una pequeña empresa online. Escribo desde muy joven en mis ratos libres todo lo que se ponga en mi mano; teatro, narrativa, poesía, etc. He redactado artículos para varios blog de diferentes temáticas y el mundo de la comunicación es sin duda una parcela importante en mi recorrido profesional. Me rebelo ante las injusticias sean cuales sean y sueño, como buena soñadora, con un mundo que aunque no roce lo perfecto, esté mejor de lo que está en estos momentos. Necesito una ilusión constante para poder levantarme de la cama cada día -por eso jamás paro quieta-. Una ilusión y por supuesto un café.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion