Casados a primera vista, el éxito de la telebasura

Si su novia o novio, por las razones que sea, no tiene en regla el permiso de residencia y aún así, decide casarse con usted, ciudadano “con papeles”, será objeto de una investigación judicial que trate de dilucidar si se aman verdaderamente o si existe una razón diferente para unirse en el vínculo del Matrimonio.

Es posible que incluso exista una fórmula ancestral y mágica, que determine si el amor verdadero ha tocado a su puerta, o si por el contrario, es usted víctima o cómplice de un intento de estafa a su país.

Sin embargo, si decide participar en el programa “Casados a primera vista”, no tendrá que someterse a interrogatorio ni investigación alguna, para casarse con un perfecto desconocido.

Este último formato de ATRESMEDIA, que presume de ser el mayor grupo de media y comunicación en España, vuelve a situar la telebasura en la cota más alta, por si no teníamos suficiente con Mediaset y su próspero y grande hermano. Que si quieres arroz, Catalina…

Muchos acérrimos defensores de la afamada escritora Belén Esteban (líder en ventas en nuestro país), o cursis consumidores del ordinario rancho que oferta la competencia, me dirán -algunos lo han hecho ya- que nadie me obliga a ver la televisión, encenderla o acaso tenerla como mueble decorativo en la buhardilla. Sí, tienen mucha razón, aunque quizá me obligue la honestidad cuando tengo la intención de expresar mi opinión respecto a lo que creo se trata del suicidio cultural español, y decido -muy a mi pesar- sentarme frente a ella para tratar de descifrar algún contenido entre el ingente y descortés torrente audiovisual que pretende, a toda costa, seducir -acaso secuestrar descaradamente- la mirada mediante el morbo y la provocación zafia, grotesca y vulgar. Y luego venga aquí a vaciar las vísceras intoxicadas, pero con conocimiento de causa.

Tienen razón los que dicen que nadie me obliga a encender la caja-vuelve-imbéciles. Pero el asunto, señores, va mucho más lejos del impacto que pueda provocar tal o cual programa en el intelecto y capacidad crítica de nuestros niños, jóvenes y viejos. Este formato en concreto, representa no ya la banalización del vínculo más sagrado que puede existir entre dos personas, o del concepto del amor. Casados a primera vista, encarna el arquetipo o el modelo cultural que triunfa, que tiene éxito, y que ya es un pedazo de la historia cultural española, que dicho sea de paso, me avergüenza.

Y es que, pienso, no se puede comparar a Goya o Quevedo, ni a nuestra época dorada, con la actual corriente cultural que apesta a dinero y a basura, aunque a doña Belén Esteban le otorgaran el mismísimo premio Nobel de Literatura.

Tal vez no sea casual que el Manco de Lepanto se haya levantado ultrajado de su tumba.

Lo que me preocupa, alarma y entristece, es pertenecer a una época en la que la herencia cultural contemporánea, construida sobre la grandeza de nuestros clásicos y dignísimos merecedores de todo elogio, degenere en la mayor mierda que haya visto la historia de nuestro país.

Es cierto que, paralelamente, vivimos momentos políticos convulsos, que la indecencia, el latrocinio y el laissez faire de la justicia se dan la mano y corren juntos hacia un horizonte oscuro como el petróleo. Totalmente cierto que podría dedicar mi tiempo a tratar de responder por qué ninguno de los grandes delincuentes que campan a sus anchas por Castilla devuelven un sólo céntimo de la fortuna que han amasado robando a su pueblo; o tal vez hablar de otro Banco que en realidad no es tan diferente del resto.

Lo que me pregunto es si tendrá que ver una cosa con la otra.

Fuente ATRESMEDIA

Sobre Israel Gajete Domínguez 49 Artículos
Israel se considera aprendiz de todo y maestro de nada. En el crisol de su juventud confluyeron y confluyen innumerables experiencias vitales, que le sirven para construir, poco a poco, el escritor profesional en que pretende convertirse algún día -vivir del “cuento”-. Ha publicado en diversos medios y soportes, colaborado en varios proyectos literarios, y resultado ganador en certámenes literarios de variado ámbito y género. También ha vendido libros que ha escrito junto a sus amigos a pie de calle. Mago, camarero, monitor de ajedrez, mecánico, documentalista, mozo de almacén, cuentacuentos... su recorrido laboral es breve pero intenso. Escribe poesía y narrativa breve, aunque también artículos sociales o de actualidad. Inconformista por naturaleza y buscador incansable de la verdad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion