¿Cómo ha cambiado el comportamiento del consumidor ante la crisis?

La crisis económica que comenzó en 2007 sin duda ha tenido repercusiones en la sociedad de todo tipo, afectando a todos los ámbitos: político, jurídico, económico y social. En última instancia son las personas las que ven su vida alterada por condiciones externas y no solo las instituciones, bancos, empresas…

Nos hemos visto volcados inexorablemente a adaptarnos a la desfavorable situación que se alarga hasta nuestros días sin una fecha determinada en la que vaya a mejorar.

Y los cambios se sufren en la vida diaria, en las actividades cotidianas. Sin ser  a veces muy consciente de ello;  las personas hemos cambiado nuestra forma de consumir de una forma transcendental.

En primer lugar, nos hemos vuelto menos fieles a las marcas y más “oportunistas” o buscadores de las últimas ofertas y oportunidades, comparamos más entre los distintos productos y  nos implicamos mucho más en el proceso de compra. Por otro lado, procuramos conservar, cuidar y alargar la vida útil de los productos que ya tenemos con el objetivo de reducir costes.

Asimismo, volcamos nuestra atención en los productos de primera necesidad, omitiendo o dejando en un segundo plano aquellos que consideramos “un lujo”. Las compras que no son básicas se aplazan, aumentamos las visitas al punto de venta pero gastamos menos en cada una de ellas, se buscan productos sustitutivos a los que habitualmente compramos y preferimos aquellos que son más simples frente a los complejos ¿Los primeros implican menor precio?

En definitiva, la crisis ha generado la aparición de una nueva figura “el consumidor responsable”, quien reducirá su consumo por cuestiones económicas sintiendo la necesidad psicológica de hacerlo. Aspectos como la austeridad, la responsabilidad, el compromiso y la no ostentación priman en nuestros días.

Finalmente, ¿La figura del consumidor responsable será solo algo temporal, o debemos conservar el que todos llevamos dentro con el fin de que nuestra economía doméstica permanezca siempre saludable?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion