Cuerpos policiales logran desmantelar banda que se dedicaba al robo de vehículos

robo de vehiculos

Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil lograron asestar un duro golpe al crimen organizado con el desmantelamiento de una muy bien organizada red criminal integrada por 22 personas, esta organización criminal se dedicaba al robo, recepción, manipulación y cambio de algunas características de vehículos de alta gama que luego eran vendidos, según se pudo conocer la banda criminal operada en todo el territorio nacional, aunque tenían su base de operaciones en la Comunidad de Madrid

En rueda de prensa ofrecida por Antonio Abel Marín, teniente de la guardia civil y Concepción Dancausa, delegada del Gobierno en Madrid, se pudo conocer que durante la operación desarrollada en la Comunidad de Madrid y en Toledo los cuerpos policiales lograron recuperar 64 vehículos y varios cientos de piezas automotrices y se pudo descubrir un importante negocio criminal que tenía como fachada un entramado empresarial, el cual era utilizado para el blanqueo de capitales.

Asimismo se pudo conocer que durante el operativo se logró la captura de 22 personas. 20 hombres y 2 mujeres, de nacionalidad española, venezolana, peruana e iraní, cuyas edades oscilan entre los 27 y 50 años, muchos de ellos poseen antecedentes por delitos contra el patrimonio. A los ahora detenidos se les acusa de integrar una organización criminal, robo, estafa falsificación de documentos públicos, tenencia ilícita de armas y blanqueo de capitales. Se pudo conocer además que el cabecilla de esta organización criminal había logrado obtener 1.340.000 euros a través de la venta de 134 vehículos, 44 de ellos durante el último ejercicio.

La banda criminal se organizaba de manera jerárquica y piramidal, el jefe de la organización era el encargado de adquirir vehículos provenientes de siniestros especialmente de la marca BMW, todos de alta gama, para ello invertía grandes sumas de dinero, seguidamente el equipo encargado del robo de automóviles procedía a sustraer vehículos de la misma marca y modelo de los que habían adquirido.

Los vehículos robados eran ocultados en una nave industrial, donde eran desarmados, posteriormente las piezas eran trasladados a otras naves ubicadas en una localidad próxima, donde otros miembros de la banda trabajaban como mecánicos y chapistas para reparar los vehículos que habían sido adquiridos como coches siniestrados a las compañías aseguradoras.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion