Decepción ante la injusta sentencia del Prestige

 722186_prestige_chapapote_limpieza_original_imagen

Indignación es la palabra que mejor define el sentimiento de los ciudadanos, especialmente de los gallegos, ante la decepcionante sentencia por la catástrofe medioambiental del Prestige después de once infructuosos años de espera.

La Audiencia Provincial de A Coruña condena solo a uno de los tres acusados, el capitán del barco, Apostolos Mangouras, por un delito de desobediencia grave a la autoridad. El jefe de máquinas , Nikolaos Argyropoulus, y el ex director general de la Marina Mercante, José Luis López Sors, fueron absueltos.

Ante los delitos contra el medioambiente, daños en espacios naturales protegidos y daños provocados por el hundimiento del petrolero en noviembre de 2002, los tres acusados resultaron absueltos. Si son inocentes ante delitos evidentes y con pruebas irrefutables entonces, ¿por qué causa hay que juzgarles?

El único condenado a nueve meses de prisión es Mangouras por un delito de desobediencia al desoír las órdenes de las autoridades españolas de facilitar el remolque del barco después de la primera fuga de fuel.

La Sección Primera de la Audiencia concluye que no se puede establecer ninguna responsabilidad penal por los daños argumentando que «nadie sabe con exactitud cuál pudo ser la causa de lo ocurrido ni la respuesta apropiada a la situación».

El tribunal no atribuye a nadie las consecuencias económicas, porque para ello sería necesario que alguien fuera sentenciado con un delito de daños. ¿Quién pagará ahora los 4.328 millones de euros de las indemnizaciones?

Con respecto a las responsabilidades del Estado Español, la sentencia avala la decisión de alejar el barco de la costa ya que «las autoridades españolas contaban con el asesoramiento técnico correcto aunque sujeto a error». En este sentido se pronunció el portavoz de la plataforma ‘Nunca Máis’, Xaquín Rubido, señalando que «es una sentencia que pretende salvar la cara al Gobierno de España, que la justicia en el país es sumisa y mantiene un comportamiento cuestionable».

La plataforma convoca para mañana concentraciones en toda Galicia para expresar la indignación de la ciudadanía y no descarta recurrir el fallo al Tribunal Supremo.

Por su parte, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, explicó hoy que estudian recurrir la sentencia, aunque respecto a las posibles responsabilidades del gobierno de Aznar responde que «quedaron ventiladas, en eleccións, varias veces». ¿Es que creen que alguien ha olvidado aquellos pequeños hilillos de plastilina de los que hablaba Rajoy?

Con esta sentencia estamos dando el visto bueno a que «chatarras flotantes» sigan navegando por nuestras costas a la espera de la llegada de una nueva tragedia que se salde, de nuevo, sin ningún culpable. A la espera de una justicia justa, hoy más que nunca ‘Nunca Máis’.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion