Desde la belleza al sobrepeso: perspectiva emocional

 dieta-mediterránea

La búsqueda de la perfección a través de la belleza física es uno de los eternos quebraderos de cabeza que preocupan, en mayor o menor medida, a ambos sexos. ¿Pero quién delimita lo que es bello y lo qué no?¿Quién establece las características de un cuerpo perfecto?

Ya desde pequeños, a través de los juguetes, nos adentramos en el exigente mundo de los cánones de belleza, véase barbie y su perfecto novio Ken. Claro que este es solo un pequeño ejemplo de un estándar causante de múltiples trastornos, complejos e inseguridades.

Casi a diario y a través de diferentes medios alertan de los peligros del sobrepeso pero, a pesar de toda la información disponible, las estadísticas hablan por sí solas y más del 50% de la población española en activo tiene sobrepeso u obesidad. ¿Dónde empieza el problema?

La primera reacción ante un aumento de peso es el cambio de dieta. Para los nutricionistas las proteínas, frutas y verduras son las reinas indiscutibles del menú demonizando a los hidratos, lácteos, legumbres y en algún caso cereales. Los azúcares y grasas son los grandes enemigos. Con este tipo de dieta la pérdida de peso es visible en corto período de tiempo pero, además de adelgazar, este estilo de alimentación se aconseja como el inicio de un cambio de hábitos. A primera vista sugiera desaprender lo que inculca la Organización Mundial de la Salud y su tradicional dieta mediterránea. De este modo, ¿ponen los nutricionistas en tela de juicio los beneficios de la misma?

Y cuando la dieta no funciona o no se mantiene se habla de falta de voluntad, de ganas o de constancia. El estado físico es palpable a simple vista pero ¿qué hay de lo emocional? La ansiedad, el estrés y el descontento con la propia imagen son, según un estudio del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, los principales desencadenantes que impulsan a comer más de la cuenta.

Cuando una persona quiere poner fin a los kilos de más en lugar de recurrir a la vía  rápida e infructuosa de una dieta ¿no sería necesario un primer análisis psicológico para diferenciar entre el comer físico y el emocional?

  1. Totalmente de acuerdo,los problemas psicològicos como la ansiedad influyen mucho en la cantidad de comida que ingerimos y en su asimilaciòn. Mantaner la mente ocupada, comer de todo , moverse y tener confianza en uno mismo es lo más importante.

Dejar una contestacion