El 11-S deja a bomberos y a policías estafadores

Bomberos y policias estafadores 11-s

atentado 11 de septiembre de 2001

Han pasado trece años desde el terrible atentado, des de aquel momento nunca se cuestionaron sus traumas, ya que nadie se imaginaria que un centenar de ellos fingirían haber estado allí ese fatídico día. Hasta 80 bomberos y policías alegaron ansiedad aguda, estrés postraumático incluso depresión, para cobrar una pensión de 30.000 y 40.000 dólares al año (entre 22.000 y 29.000 euros) mientras sus vidas publicadas por ellos mismos en facebook y youtube demostraban lo contrario.

Los organizadores del fraude una abogada de 83 años que trabajo como agente del FBI y fiscal, un consultor de pensiones de 89 años y un empleado público de 61 años que representa a los detectives de la policía en el sindicato del cuerpo, prepararon a cientos de personas para que se presentaran a pruebas psicológicas con los síntomas típicos de la depresión. Alegaban no poder salir de casa por los efectos del 11-S, no tener relaciones con familiares y amigos, no poder subir a aviones o a rascacielos o sufrir de ataques de pánico.

Exhibían su vida lujosa, sus días de pesca en Costa Rica, sus maniobras acuáticas o en helicóptero, como instructores de artes marciales e incluso alguno todavía mantenía su licencia de armas.  Por todo esto, han sido acusados este martes de fraude a la seguridad social, que alcanza los 400 millones de dólares (casi 300 millones de euros), según el fiscal del distrito de Nueva York.

El comisionado del Departamento de Policía de Nueva York, William J. Bratton, ha explicado que los agentes retirados acusados en este caso “deshonraron” a las personas que verdaderamente sufrieron secuelas por el 11-S, al “explotar” su implicación en este “trágico día” para su “beneficio personal”. La investigación sigue su curso y se espera que sean acusados más personas.

Entre las víctimas se contaron 343 bomberos del departamento de bomberos de Nueva York, 23 policías del departamento de policía de la ciudad y 37 policías de la autoridad portuaria de Nueva York y Nueva Jersey.

¿Ya no hay límites para el beneficio propio?

1 comentario

Dejar una contestacion