España será un país de abuelos

 ancianos1

El descenso en el número de nacimientos y el envejecimiento de la población se está agudizando en España hasta el punto en que los demógrafos calculan que para el año 2017 habrá más defunciones que alumbramientos.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó este estudio con una proyección hasta el 2023 destacando la singularidad de esta previsión, ya que desde la Guerra Civil o la gripe española de los años 1918 y 1919 no ocurría un fenómeno singular.

El aumento de la población a partir del año 2017 vendrá de la mano de los inmigrantes, por lo tanto la situación resultará impredecible ya que los movimientos migratorios son muy variables.

La crisis que atraviesa España, según el INE, provocará un descenso de la población en los próximos 10 años estimado en 2,6 millones de habitantes. Las causas de esta caída se explican en la emigración de los residentes, la menor llegada de inmigrantes y la disminución en el número de hijos.

Este declive de la población se generalizará en todas las ciudades españolas excepto en Ceuta y Melilla, donde se prevé un aumento.

De los 2,6 millones de pérdida de la población que plantea el estudio del INE, 2,5 vendrían ligados al saldo negativo del intercambio de población con el extranjero. Esto se traduce en que el movimiento de personas que entran en el país se estabilizará y las salidas crecerán.

Las previsiones del INE apuntan que el crecimiento natural negativo se alcanzará en 2017, cuando el número de nacimientos, unos 397.714, no compensarán al de fallecimientos, 404.054, situación que continuará al menos hasta 2023, último año de estudio.

El caso español no es aislado, ya que en parte de los países europeos sucede lo mismo. Alemania, Bulgaria, Estonia, Grecia, Italia, Lituania, Letonia, Hungría, Portugal, Rumanía o Croacia son otros ejemplos donde el aumento de población va ligado a la llegada de extranjeros.

El número de partos entre 2013 y 2023 será de 3,9 millones de bebés, un 17% menos con respecto a la década anterior. Esta tendencia se debe a varios factores: la reducción del número de mujeres en edad fértil, especialmente porque suelen ser las que emigran, y la tendencia a tener menos hijos.

Con estas perpectivas para toda una década, ¿cómo explicaría el señor Rajoy a todos los jóvenes que cada día se ven obligados a emigrar que ya salimos de la recesión?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion