Exaltados de Extrema Derecha atacan la sede de SOS Racismo

Lavapies-ONG-SOS-Racismo-Madrid_EDIIMA20140221_0147_13
Tres24. Ataque a SOS Racismo

La sede de la ONG SOS Racismo sita en el barrio madrileño de Lavapiés ha sido víctima de la violencia ejercida por la extrema derecha. Su fachada ha amanecido revestida de una pancarta que rezaba: “Denunciais a los que protegen nuestras fronteras” “¡¡Alto a la invasión!!” “SOS Racismo, organización antiespañola” Firmado con las siglas que corresponden a Democracia Nacional. También han intentado introducir un elemento pirotécnico en su buzón, además de colgar varios muñecos en el exterior.

Por su parte, la ONG se ha pronunciado sobre los hechos: “Supone una gravísima amenaza contra nuestros activistas y con nuestra actividad de lucha a favor de los derechos humanos” considerando lo sucedido como “Un hecho de exaltación del fascismo y del odio al diferente” fuente

Cabe preguntarse si las personas que consideran a los inmigrantes un grave peligro para España también los relacionan con el grave deterioro del bienestar social de los españoles.

Es necesario plantearse si la extrema pobreza de algunos es consecuencia directa de la riqueza extrema de otros. Dónde se encuentra la línea que delimita la responsabilidad de los grandes millonarios, y la legitimidad de su fortuna.

Quien considera a un náufrago de la insolidaridad un peligroso asaltante es posible que reconozca a Iñaqui Urdangarín como un embajador del amor y la amistad. Desde aquí el que suscribe le recomendaría con vehemencia un poco de sentido común y algo más de lectura.

Es posible que la ideología de Extrema Derecha cree adeptos que consideren que la venta de armamento que realiza nuestro país a los lugares de procedencia de muchos inmigrantes es lícita, justa y conveniente, y no es en absoluto desencadenante de miseria ni genera el abandono del hogar de millones de personas exiliadas en busca de un futuro mejor, de cuyo negro presente en ningún modo tiene que ver la política neoliberal capitalista europea.

También puede suceder que el pensamiento de estos vándalos considere que los países de origen de los que intentan “asaltar” nuestro País no tienen en absoluto medios y riquezas o, en el caso de poseerlas, ni se comercia injustamente con ellas ni se trasladan a los países del norte por precios y salarios miserables, impuestos por empresas multinacionales bajo el beneplácito de los políticos que “protegen” nuestras fronteras.

Quizá la ideología de Extrema Derecha sostenga que los peligrosos inmigrantes que asaltan nuestro País -que funciona como un reloj- vienen para abrir las arcas del Estado, engordar cuentas en paraísos fiscales y matricular a sus hijos en los mejores colegios del mundo.

Pero es evidente que ninguno de estos promotores del odio y la violencia, fanáticos de la insolidaridad, se iban a mojar para recoger a las personas extenuadas y sofocadas que murieron tratando de alcanzar la costa de la playa de El Tarajal y otras tantas.

Aquellos a los que cada mañana el sol, que no entiende de fronteras, les rinde un caluroso homenaje, salpicando de colores el inmenso mar que compartimos. Dibujando un surco de esperanza hacia algún lugar donde es posible que puedan finalmente alcanzar la paz que les fue negada.

Sobre Israel Gajete Domínguez 49 Artículos
Israel se considera aprendiz de todo y maestro de nada. En el crisol de su juventud confluyeron y confluyen innumerables experiencias vitales, que le sirven para construir, poco a poco, el escritor profesional en que pretende convertirse algún día -vivir del “cuento”-. Ha publicado en diversos medios y soportes, colaborado en varios proyectos literarios, y resultado ganador en certámenes literarios de variado ámbito y género. También ha vendido libros que ha escrito junto a sus amigos a pie de calle. Mago, camarero, monitor de ajedrez, mecánico, documentalista, mozo de almacén, cuentacuentos... su recorrido laboral es breve pero intenso. Escribe poesía y narrativa breve, aunque también artículos sociales o de actualidad. Inconformista por naturaleza y buscador incansable de la verdad.

Dejar una contestacion