Fernando Muñoz seguirá en prisión

www.elpais.com

www.elpais.com
www.elpais.com

Uno de los casos más polémicos que vuelve a poner en tela de juicio el buen funcionamiento de la justicia española es la situación de Fernando Enrique Muñoz, condenado a diez años de prisión por dos robos que asegura no cometió.

El Tribunal Supremo acaba de denegar el segundo recurso de revisión que presentó su letrado, Santiago Talavera. El joven de 22 años permanece entre rejas después de que su móvil se hallara entre varios objetos robados para después utilizarlo como elemento incriminatorio.

En esta ocasión, su abogado presentó como prueba el documento que acredita que pidió el bloqueo por hurto de su móvil días antes de que se cometiera ese delito, pero el Supremo considera que no es suficiente para reabrir el caso.

Muñoz llamó a Orange, su compañía telefónica, para denunciar la pérdida de su móvil y bloquearlo el 19 de febrero de 2010. Dos días después, los agentes de la Policía se lo devolvieron a su padre tras aparecer entre objetos robados esa madrugada. Varios individuos a bordo de un coche robado embistieron a otros vehículos y robaron a los ocupantes.

Tres testigos lo identificaron como uno de los autores del delito y fue condenado. Hasta este momento la compañía telefónica no entregara el documento para presentarlo como prueba. Su abogado intentó ahora que se considerara esta nueva prueba para que el alto tribunal revisara la sentencia pero fue calificada como insuficiente ya que consideran que no acredita de manera evidente la inocencia del reo.

Talavera ya anunció que realizará un tercer recurso centrado en el testimonio de las víctimas ya que afirman que incurrieron en graves contradicciones. Una de ellas, que aseguraba recordar perfectamente al acusado, señaló que el hombre que identificó en el juicio y en la rueda de reconocimiento era el mismo. Sin embargo, quedó acreditado que no lo eran ya que en la rueda policial señaló a otro.

El testimonio de la otra testigo es fundamental para la reapertura del caso y durante el juicio también dudó al señalar al acusado.

Feliciano Crelgo, el director de la prisión de Villena donde Muñoz cumple condena, también sospecha que pudo ser encarcelado injustamente, ya que otro de los condenados por el robo, Israel Torres, lo señala como inocente al igual que a Juan de Dios, otro de los sentenciados.

Teniendo pruebas más que suficientes para reabrir el caso ¿cómo puede la justicia española mantener a un joven inocente en prisión?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion