Inditex continúa explotando a niños esclavos

 

tres.24.inditex.niños.esclavos.

La multinacional española feudo de Amancio Ortega, quien ostenta la tercera mayor fortuna en el mundo, propietaria de las marcas Zara, Zara Home, Massimo Dutti, Pull & Bear, Bershka, Oysho, Kiddy’s Class, Uterqüe o Stradivarius, entre otras, ha recibido numerosas denuncias en países como Marruecos, Portugal, Argentina o Brasil, tras descubrirse talleres clandestinos donde vivían niños menores de edad que eran explotados en condiciones infrahumanas, realizando jornadas que excedían las doce horas.

Estos hechos, que se vienen sucediendo con escaso impacto mediático por parte de los grandes grupos informativos en el mundo (¿complicidad, tal vez?) desde los inicios de la Compañía, siguen repitiéndose a pesar de que el código de conducta de la Empresa prohíbe terminantemente la esclavitud, tanto de manera interna como en las subcontratas. Estas últimas son frecuentes víctimas de la justificación de sus prácticas; Inditex alega que los cientos de talleres clandestinos repartidos por el mundo que han sido y son investigados por albergar a niños y familias enteras que trabajan en condiciones de esclavitud confeccionando prendas y calzado para Inditex son ajenos a su conocimiento y su gestión corporativa. Tal como dice el mundo en su periódico.

Que en el reglamento de una empresa se prohíba la esclavitud infantil en términos tan claros, no deja de ser sorprendente en pleno siglo XXI.

El ministerio de trabajo de Brasil, ha llegado a expedientar en más de 50 ocasiones a Zara por prácticas esclavistas y denigrantes, según recogen numerosas agencias y fuentes oficiales.

El vicepresidente de Inditex, ha llegado a declarar que acepta el “trabajo infantil” como mal menor.

A pesar de todo, Inditex sigue sumando beneficios y posicionándose entre las empresas con mayor proyección mundial.

Existen organizaciones que valientemente siguen denunciando desde hace décadas estos dramáticos hechos, recordándonos que la esclavitud infantil es un crimen contra la humanidad, al igual que el paro y el hambre.

Un niño tiene la obligación y el derecho a poder jugar y aprender, el derecho inalienable de existir, de nacer, de vivir en condiciones dignas, de ser persona. Quien es capaz de contaminar su infancia en talleres donde apenas perciben la luz del sol, quien se convierte en verdugo de sus sueños, quien siquiera mancilla su mirada de ángel, no merece menos que caer con todo el peso de la ley. Sin embargo, la ley que rige nuestras vidas es una ley injusta, incapaz de preservar los derechos humanos, al servicio del más fuerte, de quien más tiene, de quien es capaz de convertir a un niño en un esclavo.

¿Qué clase de éxito es aquel fundamentado en la explotación de un niño? ¿Se puede llamar éxito al fracaso estrepitoso de toda la Sociedad? ¿Es legítima la fortuna de Amancio Ortega? ¿Cuándo dejará de existir un sólo niño esclavo en el mundo?

La Sociedad que consiente este crimen contra la infancia, contra la vida, contra la humanidad, está repleta de personas incapaces de asombrarse, indignarse y actuar. Nosotros, también somos responsables de este crimen. Quizá personas que sólo se asombran o se indignan. ¿Pero cuántos actuamos? ¿De qué forma podemos hacerlo? Sin lugar a dudas, de manera asociada.

¿Es que acaso la infancia rota de 400 millones de niños en el mundo que han dejado de sonreír para convertirse en máquinas de producción no es suficiente? ¿Cuántos motivos hacen falta para parar de una vez este engendro llamado capitalismo que terminará devorando a su creador como ya devora a los 40,000 niños que mueren de hambre cada día?

¿Y si el niño esclavo al que nadie ha enseñado a leer ni ha aprendido siquiera a jugar y que trabaja en condiciones infrahumanas fuera su propio hijo?

Si deseas conocer los secretos estratégicos de Inditex, no lo dudes y sigue leyendo nuestro blog!

Sobre Israel Gajete Domínguez 49 Artículos
Israel se considera aprendiz de todo y maestro de nada. En el crisol de su juventud confluyeron y confluyen innumerables experiencias vitales, que le sirven para construir, poco a poco, el escritor profesional en que pretende convertirse algún día -vivir del “cuento”-. Ha publicado en diversos medios y soportes, colaborado en varios proyectos literarios, y resultado ganador en certámenes literarios de variado ámbito y género. También ha vendido libros que ha escrito junto a sus amigos a pie de calle. Mago, camarero, monitor de ajedrez, mecánico, documentalista, mozo de almacén, cuentacuentos... su recorrido laboral es breve pero intenso. Escribe poesía y narrativa breve, aunque también artículos sociales o de actualidad. Inconformista por naturaleza y buscador incansable de la verdad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion