James Bowen y Bob: una historia diferente

James Bowen y Bob viven en Londres y son una pareja singular.

7019_950_534

En 2007 James Bowen estaba intentando dejar la heroína. En pleno proceso se encontró un dia un gato callejero en la puerta de su casa y se dijo que si apenas podía con su vida, no estaba en condiciones de ocuparse de alguien más.

Pocos días después el gato aún seguía allí y James Bowen decidió dejarlo entrar en su casa y que se quedase hasta que se recuperara, pues tenia una fea herida en una pata. Su idea era que se curara y volviera a la calle.

El hecho es que James Bowen no tuvo corazón para echar a la calle al animal y terminó gastandose las únicas 30 libras que tenía para comer en una visita al veterinario.

A partir de ese día lo llamó Bob y James Bowen salió a cantar los siguientes días, con la intencion de conseguir dinero para que su amigo se curara la infección de la pata  y estuviera bien alimentado.

James Bowen and Bob, Q&A

James Bowen es el autor de un libro que se está vendiendo en Inglaterra como “pan caliente” titulado “Un gato callejero llamado Bob. En él cuenta que su compañero felino solía escaparse tras él en cuanto se sintio mejor de su herida y que incluso se tomaba el bus con tal de acompañarlo.

9781250029461_p0_v3_s260x420

Un día James Bowen decidió darle el gusto a Bob y llevarlo a trabajar, o sea a cantar canciones pop por la ciudad y desde ese dia el gato lo acompaña: andando a su lado o acomodado en sus hombros.

Lo que jamás se imaginó James Bowen era que teniendo a Bob como alter ego, lograría que la recaudación diaria se duplicase y hasta triplicase.

La primera vez que James Bowen llevó a su compañero felino con él y ganó 60 libras, le compró a Bob un montón de latas de comida y él se regaló una cena en un restaurante indio.

El libro de James Bowen y Bob ha sido traducido a varios idiomas, entre ellos el francés, italiano, ruso, chino etc.

Bob-the-Street-Cat-and-James-Bowen-image-bob-the-street-cat-and-james-bowen-36364151-960-629

Lo importante es que entre las entrevistas de la television o las firmas de autógrafos, James Bowen y Bob siguen saliendo a cantar todas las veces que su apretada agenda se los permite y son absolutamente inseparables.

Entre tanta noticia de corrupcion, muerte y desesperanza, es bueno saber que hay personas que consiguen superar sus vicios y debilidades y que no todos los animales callejeros tienen porque serlo toda la vida.

¿Qué tal un soplo de esperanza en nombre de James Bowen y Bob?

Sobre Sandra Monteverde Ghuisolfi 14 Artículos
Escritora profesional y periodista vocacional

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion