Jobson Meirelles: la gentileza tiene nombre y apellido

En la costa atlántica de Brasil, hay una pequeña ciudad llamada Vila Velha. En sus calles, dirigiendo el tráfico de una manera muy diferente a la que estamos acostumbrados a ver, podemos encontrarnos al Inspector Jobson Meirelles.

Todas las mañanas en el cruce de la Avenida São Paulo con la Calle Ceará, en la Playa de la Costa, este empleado municipal, ejerce su función esgrimiendo sus armas predilectas: un silbato, una sonrisa permanente y los mejores y más educados y gentiles consejos.

VIDEO

Como podemos comprobar, el Inspector Jobson Meirelles, de 49 años, considera que es mucho más positivo tratar a las personas con gentileza y educarles para que no cometan infracciones, que multarlas.

maxresdefault

El Día de la Gentileza (29/5) del año pasado le entrevistaron en vivo en la  televisión y explicó que si se cruza con un conductor muy nervioso le da un sobre de té de camomila y le aconseja que se lo tome para tranquilizarse.

Si la gente cumple con las reglas de tráfico les regala un bombón y si les ve que están compitiendo, los trata como a niños que quieren llegar primero y les obsequia con un chupetín.

El Inspector Jobson Meirelles reconoce que no está de perpetuo buen humor, sino que se niega a llevar a su trabajo los problemas de su casa, ya que siendo funcionario público las personas con las que trata, no tienen nada que ver con sus dificultades, sean las que sean.

meirelesmateria

Cuenta que él es gentil por elección y que no exige nada de los demás, pero que generalmente la gentileza se paga con gentileza. Y dice específicamente: “ser gentil no cuesta nada. Al contrario, da muchas satisfacciones”.

Este es un ejemplo de la actitud es fundamental a la hora de las relaciones interpersonales y que si somos respetuosos y educados, recibiremos más de lo mismo en la mayoría de los casos. ¿Usted qué opina?

Sobre Sandra Monteverde Ghuisolfi 14 Artículos
Escritora profesional y periodista vocacional

1 comentario

Dejar una contestacion