La muerte tiene un precio

 

caronte
Tres24.morir.es.caro.caronte.

Muchos nos quejamos de que la vida en España es cara pero, ¿y la muerte? ¿Es posible que existan negocios que se lucren con el ocaso irremediable de la vida? ¿Tiene precio la muerte? Y tras ella ¿Se pone precio a la memoria?

En la actualidad no basta sobornar con un óbolo a Caronte, el barquero de Hades, para que guíe nuestro espíritu errante hacia la orilla que separa la vida mortal de la inmortal. Las empresas que se encargan – ya sea en barca o en un lujoso automóvil- de velar por el trayecto final de nuestros restos, resultan mucho más costosas: un estudio realizado por la Unión de Consumidores de España revela que fallecer en nuestro país cuesta de media 2.200 euros, mientras que la cremación representa una opción más barata, en torno a los 1.300. Fuente

Tras la muerte de un familiar, recibimos de manera rauda, brusca e inoportuna, la visita de los comerciales de pompas fúnebres, que nos informarán de los costes del sepelio, traslado, sepultura, tanatorio, lápida, ataúd o urna… etc. Muchos de sus clientes, incapaces de pensar con claridad, se comprometen a firmar una serie de gastos que a menudo son poco económicos, alentados por el dolor y el deseo de que el último trayecto emprendido por nuestro ser querido sea cómodo y acogedor.

Los precios incluyen desde el trámite administrativo inicial hasta la sepultura, pero no podemos olvidar que el “alquiler” del nicho tiene un período de validez de 10 años. Si tras ese intervalo usted se encuentra cómodo en su interior y decide seguir muerto, su familia -o quien sea- deberá abonar entre 1.000 y 2.000 euros si no desea que sus restos se exhumen y vayan a parar a un cenicero común, en un forzoso y macabro desahucio. También existe la posiblidad de regresar a la casa familiar o de sus hijos, si es que ésta no ha sido embargada.

¿Es un agravio formar parte de un cenicero común? ¿Tiene algo que ver la falta de espacio? ¿Existen otras alternativas?

Y usted, ¿ha calculado ya los gastos de su último viaje?

 imagen

Sobre Israel Gajete Domínguez 49 Artículos
Israel se considera aprendiz de todo y maestro de nada. En el crisol de su juventud confluyeron y confluyen innumerables experiencias vitales, que le sirven para construir, poco a poco, el escritor profesional en que pretende convertirse algún día -vivir del “cuento”-. Ha publicado en diversos medios y soportes, colaborado en varios proyectos literarios, y resultado ganador en certámenes literarios de variado ámbito y género. También ha vendido libros que ha escrito junto a sus amigos a pie de calle. Mago, camarero, monitor de ajedrez, mecánico, documentalista, mozo de almacén, cuentacuentos... su recorrido laboral es breve pero intenso. Escribe poesía y narrativa breve, aunque también artículos sociales o de actualidad. Inconformista por naturaleza y buscador incansable de la verdad.

Dejar una contestacion