Las 7 claves del éxito en la organización del trabajo personal.

Frecuentemente podemos sentirnos abrumados por el trabajo diario y todas las tareas que debemos realizar, lo que da lugar al estrés y un posible fracaso. Sin embargo, existen ciertas pautas que si las seguimos, pueden hacer nuestra vida laboral más fácil y ordenada, con el consiguiente logro de objetivos definidos previamente.

Aquí os presentamos las claves del éxito en la organización del trabajo personal:

  1. En primer lugar, debes definir antes de comenzar a trabajar los objetivos que deseas conseguir, asignando tiempos realistas para su realización. Agrupa asuntos que estén relacionados, elabora un programa en torno a prioridades que sea flexible con los imprevistos, establece un orden en las tareas que debes realizar, los recursos que vas a utilizar y el tiempo necesario para llevarlas a cabo. En definitiva, conviértete en un “buen gestor del tiempo”, empleando métodos o tácticas de planificación y programación del tiempo.
  2. Mejora tu rendimiento siguiendo algunas pautas: Localiza cuáles son las principales vías de pérdida de tiempo y evítalas. Por ejemplo, si uno de tus principales malversadores son las interrupciones, pospónlas adecuadamente para no perder en el momento mucho tiempo; en caso de que lo sea el teléfono, proponemos que lo desconectes durante el tiempo que realizas los proyectos que son más importantes.
  3. Reserva algunos espacios de tiempo para despejarte y tomar un café si lo necesitas, pero este tiempo no se puede extender demasiado.
  4. Afronta tu trabajo priorizando lo importante sobre lo urgente, una medida esencial para lograr el éxito en el trabajo. De esta forma, si enfocas tu esfuerzo en realizar las tareas importantes, evitarás que éstas se conviertan en urgentes en el futuro si no las realizas, de forma que evitas el “trabajo atrasado”.
  5. Procura retomar las tareas pendientes: Esto te permitirá llevar a cabo tareas que tienen un impacto directo sobre tus objetivos, conduciéndote a la eficacia.
  6. Si tienes exceso de actividades que deben ser realizadas, sería conveniente delegar algunas tareas para descargarte de trabajo. Siempre conociendo que la persona sobre la que se delega posee las habilidades, conocimientos y experiencia necesaria.
  7.  Por último, afronta cada jornada laboral  con responsabilidad y compromiso, que unidos a tu capacidad organizativa te facilitarán lograr aquello que te propongas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion