Lucía Figar, consejera de Educación: Para mi hija sí hay beca

Tres24LucíaFigar2

Es probable que usted, madre o padre de familia en paro, que cobra 426 euros de subsidio, precise de un centro donde cuiden a su hijo mientras aprovecha las mañanas para buscar empleo. Es posible quizá que, para solicitar con muchos meses de antelación una beca que cubra parcialmente los gastos de una guardería pública, haya tenido que coleccionar innumerables documentos que acrediten que lo que gana su familia es insuficiente incluso, para pagar el alquiler.

Considerando que ha reunido la necesaria paciencia para acudir de un lugar a otro mientras su hijo llora en el carro esperando su turno, a pesar de la lluvia, el mal tiempo y los largos paseos a pie, es muy probable que a usted, madre o padre de familia en paro, que cobra 426 euros de subsidio, le sea denegada la beca, porque se han evaluado los datos que arroja la declaración de la renta de un año en el que su hijo no era siquiera un proyecto en la mente.

Si se ha preguntado dónde va a parar el dinero de sus impuestos y por qué es tan injusta la ley que regula las becas de guardería, Lucía Figar, Consejera de Educación, puede resolver con éxito sendas cuestiones: Es la encargada de gestionar dichas ayudas y, además, cobrando 25 veces más que su familia, disfruta de una beca de comedor que se ha auto-concedido por valor de 1.100 euros anuales.

Si usted sobrevive a duras penas y la búsqueda de empleo se ha convertido en un objetivo casi imposible, en cuyo único horizonte se revela un trabajo ocasional, mal pagado y en condiciones de esclavitud, probablemente le sea denegada una ayuda de guardería. Sin embargo, miles de familias adineradas disfrutarán de becas para sus hijos, por el único motivo de pertenecer a una familia numerosa.

Lucía Figar, Consejera de Educación, cuya política de austeridad y recortes ha provocado el encarecimiento del 175% en las cuotas de adscripción de guarderías públicas y la supresión de 10.000 becas de comedor, con criterios de selección obsoletos e incluso vergonzosamente ridículos, paga con el dinero del contribuyente, el comedor del colegio privado en el que ha matriculado a una de sus hijas.

Lucía Figar, ¡Consejera de Educación! ¿No debería dimitir usted junto con el Ministerio de Educación al completo, con Wert a la cabeza? Probablemente en cualquier otro país europeo, por mucho menos, se hubiera visto obligada a hacerlo. Sin embargo, a pesar de provocar un sinfín de problemas a las familias más desfavorecidas y a los profesionales de la atención temprana, continúa usted imponiendo el sacrificio y gestionando despóticamente mientras disfruta de la misma ayuda que ha negado a decenas de miles de familias con escasos recursos.

Dueños y señores de un País llamado España: su fórmula magistral para combatir lo que llaman crisis, ha sido y sigue siendo la cara dura y el desprecio absoluto hacia los más necesitados. Su elaborado y prestigioso plan de oro para combatir la pobreza infantil que ya es una lacra en España (ni siquiera reúnen el valor suficiente para reconocerlo de manera pública, aunque sí para contradecir a Cáritas o cualquier otra organización que alerte de la grave situación que vivimos), con niveles comparables a los que padece Rumanía, e inevitablemente en aumento, es romper de nuevo la hucha para rescatar a los que, con la misma jeta, se han beneficiado construyendo carreteras innecesarias para volver de nuevo a forrarse con el dinero del pobre.

Ante semejante despropósito, regresando al tema particular que me ocupa, permítame decirle, Lucía Figar, ¡Consejera de Educación!, sin ningún tipo de vergüenza, como padre de familia en paro que cobra 426 euros de subsidio: por su criterio de selección de becas clasista, denigrante e incomprensible, no me ha sido concedida ninguna ayuda por parte del Ministerio de Educación para reducir parcialmente el coste de matrícula de la guardería pública. Pero usted no ha tenido problema alguno, a pesar de su holgado sueldo, también público, en utilizar el dinero de mis impuestos para pagar la comida de una de sus hijas.

Permítame decirle, y ojalá lo escuche, que tiene usted la cara más dura que el diamante.

Fuente aquí

Otros artículos relacionados aquí

y aquí

 Imagen 1 propiedad de www.laquincena.es

Sobre Israel Gajete Domínguez 49 Artículos
Israel se considera aprendiz de todo y maestro de nada. En el crisol de su juventud confluyeron y confluyen innumerables experiencias vitales, que le sirven para construir, poco a poco, el escritor profesional en que pretende convertirse algún día -vivir del “cuento”-. Ha publicado en diversos medios y soportes, colaborado en varios proyectos literarios, y resultado ganador en certámenes literarios de variado ámbito y género. También ha vendido libros que ha escrito junto a sus amigos a pie de calle. Mago, camarero, monitor de ajedrez, mecánico, documentalista, mozo de almacén, cuentacuentos... su recorrido laboral es breve pero intenso. Escribe poesía y narrativa breve, aunque también artículos sociales o de actualidad. Inconformista por naturaleza y buscador incansable de la verdad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion