Nadie nace siendo consumidor, nos hacemos consumidores.

 Aunque en el origen exista previamente una necesidad, la voluntad de obtener productos no es algo innato en el niño, sino algo que resulta de un proceso social y cultural. En realidad, los niños van tomando conciencia poco a poco, viendo actuar a sus padres o viendo las emisiones de la televisión, del hecho de que la posesión de un producto constituye una respuesta apropiada a la emergencia de un deseo; deseo que procede en su origen de una necesidad.

Los estudios de marketing han demostrado que los niños se han convertido en clientes potenciales de servicios y productos promocionados en el mercado mundial. La publicidad ubica a los niños como target específico, consecuente con la gran demanda de diferentes productos infantiles como videojuegos, juguetes, comida y obviamente ropa, entre otros productos y servicios. Es necesario explorar las necesidades de este público y advertir que la estética forma un método de impacto propio de los mensajes publicitarios hacia ellos.

En las cadenas de televisión los horarios de tarde se llenan con series y programas no muy adecuados para los niños pero que ejercen una gran capacidad de atracción sobre ellos. Cada vez presencian más programación y contenidos reservados para el público adulto, el 75% del tiempo que pasan frente al televisor lo dedican a ver programación no infantil, dicen los estudios.

niño televisión

Es importante recalcar que, si bien antes el niño era una parte más de la audiencia, ahora es una de las partes más significativas de la misma. Los niños y adolescentes como consumidores son, sin duda, el grupo objetivo que mayor atención y preparación demandan por parte de quienes están a cargo de la creación de las estrategias de mercado y comunicación.

Por otro lado, es especialmente destacable como la publicidad trata al niño como si de un adulto se tratase, concediéndole capacidad de decisión y criterio. Esto les impulsa actuar con una mayor decisión cuando manifiestan sus conductas de consumo, imponiendo sus gustos y actitudes.

Todo lo que hemos comentado hace que el niño vaya desarrollándose en un sistema sin valores, teniendo a su alcance todos los conocimientos y medios, desarrollando un gran conocimiento práctico y poder de decisión que hace que se vuelva caprichoso e inmediato.

A continuación, nos vamos a detener en una serie de factores determinantes en el desarrollo del niño como consumidor y en la formación de su comportamiento:

Dentro de los factores del entorno que influyen en el desarrollo del comportamiento de consumo de los niños destacan algunas fuentes diferenciadas como son los padres, los medios de comunicación o las amistades. Respecto a los padres, Carisson y Grossbart, establecieron una clasificación compuesta por cuatro tipos de estilos parentales que son: autoritario, democrático, negligente y permisivo. Los padres más próximos a la categoría de democracia seguidos por aquéllos próximos a la categoría de permisividad los que parecen jugar un rol más activo en el proceso de socialización de los niños como consumidores puesto que, el tipo de interacciones que caracteriza a esas categorías engloba actividades tales como  comprar en compañía de los niños o buscar la opinión de estos.

Además, cuando ven la televisión o algún otro medio de comunicación en el que se incluye publicidad declaran preocupación por el tipo de contenidos publicitarios a los que están expuestos sus hijos. Diversos estudios han demostrado también que  cuando los padres alientan la comunicación y la independencia  de los hijos, estos padres tienen un mayor peso sobre el proceso de socialización de sus hijos como consumidores. Frente a esto, parece ser que, cuando los padres alientan la obediencia y el respeto serán los medios de comunicación y el grupo de amistades los que mayor peso ejerzan sobre su proceso de socialización como consumidor.

Pero además de la familia, el niño crece expuesto diariamente a un sinfín de anuncios publicitarios en televisión, carteles, en la radio, Internet… no obstante, según el niño va cumpliendo años, éste tiene cada vez una mayor capacidad crítica y además, va abriendo camino a otras fuentes de información provenientes de sus grupos y personas de referencia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion