¿Tiene sentido que un enfermo crónico viva gratis del sistema?

Tres24.Patricia2

Estas declaraciones de la viceconsejera de sanidad, Patricia Flores, recogidas en el diario médico en su edición de enero de 2012, no pueden ser más polémicas. Al parecer, como suele ocurrir en estos casos, salió indemne del embrollo.

Para blindarnos contra la crítica fácil, tópica, socorrida y tan manida de la descontextualización, alegamos en nuestra defensa que existen enunciados que en sí mismos encierran un significado categórico. Por ejemplo, la frase: “Mañana va a hacer un día soleado” sigue significando lo mismo integrada en un discurso realizado en el salón de la Real Academia de la Lengua Española, en un congreso médico o en el espacio meteorológico que ofrece un programa de televisión; es incondicional. El marco de referencia no altera su significado. Tampoco lo afecta sustancialmente el resto del discurso, que no niega el hecho, sólo lo matiza (intensidad: mucho o poco; lugar: en Madrid o en Barcelona). Aunque, dos días después, trate de desmentirme y diga: Lo que quería expresar es que “Mañana va a llover”. O lo que es más ridículo, hable de algo que no tiene nada que ver: “Mañana juega el Betis”.

En cambio, una frase desprovista de un significado categórico, debe ser interpretada tomando como referencia el discurso completo, incluso en ocasiones, el entorno físico. Es el caso del siguiente ejemplo: “Estoy escuchando explosiones” Deja abiertas muchas dudas. Necesita el resto del mensaje: “Se celebran las Fallas de Valencia”. Entonces, la descontextualización sí altera sustancialmente el significado, que queda sujeto a la interpretación libre y subjetiva del lector.

En el caso que nos ocupa, la declaración de Patricia Flores Cerdán es verbo en sí misma. Explica una acción y está dotada de un significado categórico e incondicional. Como el siguiente enunciado: “¿Tiene sentido que los que roban miles de millones de dinero público no vayan a la cárcel?”

Que una frase sea objeto de polémica, no significa que el resto del discurso tenga o no porqué serlo. Que exista un pez muerto no quiere decir que el océano esté muerto. Y tampoco, que al extraerlo del mismo, vuelva a la vida.

Veamos, no obstante, cómo la viceconsejera trata inútilmente de desmentirse: “Lo que quería decir es que los enfermos crónicos deberían ser tratados en residencias”.

Donde dije digo, digo Diego.

Consideremos la posible retórica de la frase: ¿Se contesta a sí misma? Evidentemente. Es el tipo de enunciado en clave interrogativa que afirma en sí mismo, un figura retórica por todos conocida. Trata de expresar una opinión e invita a que el oyente comparta la misma. Como la siguiente fórmula metalogística: “¿No le parece…?” En la misma, se afirma que: “No tiene sentido que un enfermo crónico viva gratis del sistema.”

Cínico, hipócrita, es aquel que trata de alterar el lenguaje y su significado. Mentiroso. Falso. Manipulador. Demagogo. Pero parece que vivimos en el país de la mujer médica y del hombre futbolisto, donde los políticos que tienen boca no se equivocan, sólo “querían decir otra cosa”. Otro gallo cantaría si Patricia Flores hubiera dimitido, o considerado que cometió un error en sus afirmaciones. Pero no. La clase política piensa que tiene poder incluso en el lenguaje, la palabra propia y el pensamiento ajeno. Lo cual convierte en más indignante este insulto a los enfermos crónicos. Que lo es, no se engañen.

Señora vicepresidenta, pida perdón, corrija su error o dimita. O sea valiente y no oculte lo que piensa (y después, dimita, porque ese pensamiento es incompatible con su cargo). Pero no nos tome por idiotas.

¿Tiene sentido que un político corrupto viva gratis del sistema? Perdón, no saquen la frase de contexto. Lo que quería expresar en realidad es… Los políticos corruptos deberían ser tratados en residencias (Pero muy muy lejos de aquí).

Han transcurrido más de dos años desde esta desafortunada declaración. ¿Sigue siendo polémica? ¿Ha dimitido Patricia Flores? ¿Se han llevado a cabo recortes que afectan a miles de enfermos crónicos en su tratamiento o cuidado? Y mientras, ¿No es escandalosa la gestión del dinero público? ¿Quiénes representan la verdadera carga del Estado?

Me gustaría acabar parafraseando a Thomas Mann, como el último ejemplo de una afirmación rotunda y con vida cuyo significado (a diferencia de las palabras de los políticos) no se puede desvirtuar:

“La tolerancia es un crimen cuando lo que se tolera es la maldad.”

fuente

 

 

Sobre Israel Gajete Domínguez 49 Artículos
Israel se considera aprendiz de todo y maestro de nada. En el crisol de su juventud confluyeron y confluyen innumerables experiencias vitales, que le sirven para construir, poco a poco, el escritor profesional en que pretende convertirse algún día -vivir del “cuento”-. Ha publicado en diversos medios y soportes, colaborado en varios proyectos literarios, y resultado ganador en certámenes literarios de variado ámbito y género. También ha vendido libros que ha escrito junto a sus amigos a pie de calle. Mago, camarero, monitor de ajedrez, mecánico, documentalista, mozo de almacén, cuentacuentos... su recorrido laboral es breve pero intenso. Escribe poesía y narrativa breve, aunque también artículos sociales o de actualidad. Inconformista por naturaleza y buscador incansable de la verdad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion