Un obispo gastó 31 millones de euros en reformar su casa

El Obispo Franz-Peter Tebartz-van Elst
El Obispo Franz-Peter Tebartz-van Elst

El obispo católico de Limburgo (Holanda) se gastó 31 millones de euros de la caridad para reformar una capilla y la que también era su casa, según informa el periódico holandés Süddeutsche Zeitung. El escándalo provocó que el pasado mes de octubre fuese destituido por la Iglesia.

Franz-Peter Tebartz-van Elst, obispo católico de Limburgo -Países Bajos- llevaba una vida acomodada como mandatario eclesiástico en el país de los tulipanes. Tanto así que se había permitido el lujo de realizar una multimillonaria reforma en su capilla y su casa. Una reforma que llamó la atención de las autoridades y de la Santa Sede, destapando una trama por valor de 31 millones de euros. Un dinero que hábilmente Franz-Peter Tebarrtz-van Elst había ido sustrayendo de una ONG eclesiástica.

350.000 euros en armarios

A este obispo holandés ya se le había visto paseando ostentosos vehículos por las calles de Limburgo, ataviado con costosos relicarios y llevando un tren de vida demasiado alto para un miembro de la Iglesia. Las autoridades holandesas abrieron una investigación a raíz de una factura por valor de 350.000 euros en armarios, destinados para la mansión que se estaba construyendo el obispo en su ciudad.

El Obispo Franz-Peter Tebartz-van Elst
El Obispo Franz-Peter Tebartz-van Elst

Al final todo ha salido a la luz. Las obras fueron financiadas en parte con el dinero de la Fundación de caridad St Georgswerkes. Una ONG religiosa para familias pobres y niños de la que el obispo fue sacando millón a millón hasta financiarse la totalidad de su obra faraónica personal. En total: 31 millones de euros procedentes de la caridad.

Nada más abrirse la investigación, en el mes de octubre del año pasado, la Iglesia le suspendió de su cargo. Sin embargo, no se ha sabido hasta en lunes de esta misma semana la cantidad desorbitada que había sustraído este miembro de la Iglesia para su disfrute personal.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion