Venezuela, muerte “made in Spain”

 

tres.24.Venezuela.armas

Mientras Venezuela se encamina hacia una trágica dictadura, su presidente, Nicolás Maduro, “reza” por las víctimas de “El Caracazo”, donde hace 25 años la represión de los disturbios acaecidos durante el mandato de Carlos Andrés, condujo a la muerte a cientos de personas (300 según cifras oficiales, 3.000, según fuentes de su gobierno). Reproducimos parte del discurso de Maduro: “La revolución bolivariana de nuestro comandante Hugo Chávez es hija del 27 de febrero de 1989 y hoy se proyecta hacia el socialismo cristiano del siglo XXI”

Es difícil cuantificar las víctimas en las duras represiones del gobierno de Maduro y en el marco de la violencia y caos que reinan en las calles; el Presidente venezolano habla ya de 50 personas fallecidas mientras que su opositor Capriles cifra en 17 los muertos. Las vidas que se derraman en la Venezuela de hoy no han sido homenajeadas por su Presidente, en el acto conmemorativo del que hablamos. Más difícil aún se hace entender en el contexto político actual de Venezuela, el supuesto “Socialismo Cristiano” que proclaman sus líderes. El país arde, y con él las iras de los ciudadanos cansados del desgobierno que ha paralizado su economía. Pero, ¿Tiene algo que ver nuestro País con  la situación que vive Venezuela? Desde luego:

El día 18 de julio de 2012, Pedro Morenés, por entonces propietario de la cartera de Defensa, calificó al fallecido Hugo Chávez de “gran amigo de España“. Y es que Venezuela ha destacado como cliente preferente de la industria militar española, según el informe de la Secretaría de Estado de Comercio remitido al Congreso de los Diputados en 2012, que confirma la mayor concentración de venta de armas en este País, posicionándose como el segundo mayor receptor de material antidisturbios por parte de España.

El año anterior, José Bono logró llevar a buen término la negociación que supuso la venta de ocho patrulleros de Navantia. La noticia de que el octavo de los buques se construiría en Venezuela, dejó parados a los trabajadores de los astilleros de Puerto Real, Cádiz.

España es uno de los diez mayores importadores de armas en el mercado mundial, siendo Venezuela, insistimos, uno de sus principales compradores.

Por un lado, cuando el Rey Juan Carlos pedía silencio al fallecido Hugo, ya se habían formalizado acuerdos que convertían a nuestro País en un exportador de muerte y miseria. Muerte y miseria que ha alcanzado ya a Venezuela, una tragedia a todas luces indiferente para aquellos que se lucraron con los rentables negocios llevados a cabo. El material antidisturbios que compró el gobierno de Chávez a nuestro País ha sido empleado para contener, en ocasiones fatalmente, a sus ciudadanos. Parafraseando a Simón Bolívar, “inspirador” de Chávez y Maduro: “Maldito el soldado que levanta su arma contra su propio pueblo“.

¿Tiene algo que ver entonces, la situación de Venezuela con España? ¿Se ha beneficiado nuestro País de su inestabilidad política? ¿No es la venta de armas precursor de muerte y de tragedias como la que vive hoy Venezuela?

Fuente. El País.

Fuente de imágenes

 

Sobre Israel Gajete Domínguez 49 Artículos
Israel se considera aprendiz de todo y maestro de nada. En el crisol de su juventud confluyeron y confluyen innumerables experiencias vitales, que le sirven para construir, poco a poco, el escritor profesional en que pretende convertirse algún día -vivir del “cuento”-. Ha publicado en diversos medios y soportes, colaborado en varios proyectos literarios, y resultado ganador en certámenes literarios de variado ámbito y género. También ha vendido libros que ha escrito junto a sus amigos a pie de calle. Mago, camarero, monitor de ajedrez, mecánico, documentalista, mozo de almacén, cuentacuentos... su recorrido laboral es breve pero intenso. Escribe poesía y narrativa breve, aunque también artículos sociales o de actualidad. Inconformista por naturaleza y buscador incansable de la verdad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion